Cardenal Lacunza (Panamá) nos dice que este es un punto de no retorno en una Iglesia que no quiere excluir a nadie.
Compartimos su mensaje.