Martes, 26 February 2019 09:03

El Prior general, en Filipinas Destacado

Escrito por
Valorar este artículo
(0 votos)

El Prior general está realizando desde el pasado 12 de febrero la visita de renovación a las comunidades de religiosos, seglares y jóvenes de Filipinas

El Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, fue recibido calurosamente en la Curia provincial de la Provincia San Ezequiel Moreno el 11 de febrero de 2019, un día después de que la Provincia de San Ezequiel celebrara el vigésimo aniversario de su fundación. La visita comenzó el 12 de febrero y terminará el 25 de marzo. El Prior general visita durante estas semanas las comunidades de Filipinas, Taiwán y Saipan.

En Palawan, Inagawan, Plaridel y : “Nuestra vida debe partir de Cristo”

Durante la primera parte de su visita de renovación, Miguel Miró se dirigió a Palawan y visitó las cuatro comunidades de agustinos recoletos, incluida la de las Augustinian Recollects Sisters de la capital. En todas sus charlas con los religiosos y laicos, el recordatorio constante del Padre General se reduce a esto: siempre partir de Cristo, que es el fundamento de todo. “Como religiosos y como cristianos, nuestra vida debe partir de Cristo”, dijo. Citando al Papa Francisco, Miró también les dijo: “La alegría del Evangelio llena los corazones y las vidas de todos los que se encuentran con Jesús.”

A los agustinos recoletos de Inagawan y Plaridel, el Prior general les recordó que deben vivir su vida recoleta en la realidad pastoral que les ha sido asignada. “Nuestra predicación debe venir primero del corazón y dejar que la gente vea que lo que predicamos es amor”, dijo, añadiendo además que “el espíritu de comunidad debe prevalecer sobre cualquier programa o iniciativa personal”. Asimismo, también pidió una serie de preceptos para ser eficaces en el apostolado: los religiosos deben dedicar tiempo a la oración y al estudio; ser profetas y creadores de comunión, y caminar con el pueblo de Dios; ser conscientes de la dimensión social de la misión vinculándose con ARCORES (Red Agustino Recoleta de Solidaridad); y promover la protección de los menores y de los jóvenes en nuestras áreas de apostolado.

En la pequeña isla de Casian, el Prior general fue recibido por todo el pueblo. “Esta es la mejor recepción hasta ahora”, dijo. La experiencia fue reconfortante tanto para la gente como para los invitados. Después de un viaje de casi cuatro horas de la capital a la ciudad de Taytay, más otro viaje de dos horas a bordo del barco de San Nicolás desde el puerto de Taytay, el General no esperaba que se le concediera un gesto tan parecido a un regreso a casa. Y para los lugareños, el cumplido positivo que escucharon fue inolvidable y edificante.

La comunidad de los Recoletos de Casian es la única comunidad recoleta del país que se encuentra a orillas del mar. El Prior general les recordó los fundamentos de la vida religiosa, especialmente en las observancias comunes, que no son otra cosa que vivir como una comunidad de hermanos.

Encuentro con la FSAR sobre la santidad en Palawan

“La alegría, la humildad y la generosidad están entre los signos de santidad”. Es el resumen que se puede hacer del encuentro que mantuvo el Prior general con las Augustinian Recollects Sisters y la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta de Palawan y que tuvo como tema principal la santidad.

Miguel Miró comenzó transformando la pregunta ¿dónde estás? del Antiguo Testamento a una nueva cuestión: ¿Dónde está tu corazón? “Dios sabe dónde estaban Adán y Eva, pero aún así Él investigó su paradero. Del mismo modo, Dios nos pregunta también acerca de nuestro estatus en relación con Él: ¿Dónde está tu corazón?”, dijo. Esa perspicacia sirvió de puente entre las lecciones de la homilía y las indicaciones de santidad que Miguel Miró sacó en su charla con los demás miembros de la Familia Agustino Recoleta. “Porque ser santo, como en el caso de San Ezequiel, no se trata de hacer milagros, sino de vivir una vida sencilla según el Evangelio, de salir de sí misma y llegar a los demás”, indicó.

En Balamban: “Un río sin agua no tiene sentido”

Miguel Miró, Prior general, acompañado del agustino recoleto René F. Paglinawan, llegó a Balamban, a unos 60 kilómetros al oeste de la ciudad de Cebú, el 17 de febrero. En la homilía del domingo se centró en las diferentes lecturas, especialmente en el libro de Jeremías sobre el río que nos da un ambiente abundante y verde donde cosechamos los frutos de la tierra. “El río puede ser comparado con Cristo que nos da los medios necesarios para vivir y con esta agua, nuestra vida es vivida con sentido”, dijo. “Sin agua, aunque tengamos abundancia de bienes y riquezas, esto no significa nada”, continuó.

A la comunidad de Agustinos Recoletos de Balamban, el Prior general le pidió que sea creativa en el apostolado, ya que existe un contexto diferente en Balamban. Recordó que en la realización del apostolado no se debe hacer por iniciativa propia, sino en nombre de la comunidad. Exhortó a trabajar en equipo, junto con nuestros colaboradores laicos, en el espíritu de una misión compartida en la evangelización de la gente de Balamban. “Existe el peligro -dijo- de que mientras hacemos nuestro apostolado, actuemos como si el trabajo fuera nuestro y no de la comunidad”.

El Prior general insistió también el Protocolo sobre la Protección de Menores y Jóvenes en el área de apostolado. El Prior general citó al cardenal Luis Antonio Tagle sobre la situación en Filipinas, donde los casos de abuso sexual son muchos. “No podemos ocultarlos”, dijo.

En Laray: “Manténganse unidos”

“¡Manténganse unidos como una comunidad!” Esas fueron las palabras paternales de seguridad y apoyo que Miguel Miró dio a la comunidad de Agustinos Recoletos de Laray durante su visita el 18 de febrero. La visita pastoral consistió en un encuentro con la comunidad de religiosos, la celebración de la Eucaristía y una charla conjunta con los miembros de la Familia Agustino Recoleta -FSAR y JAR- en la ciudad.

Los miembros de la FSAR y de las JAR asistieron a la conferencia conjunta del Prior General. A los seglares y jóvenes, Miguel Miró les dijo: “No puedes ser miembro de la FSAR o de las JAR y llevar una cara larga; debes tener alegría en tu corazón porque la clave para seguir a Jesús está en ser una alegría para los demás.”

 

 

Leído 48 veces Modificado por última vez el Martes, 26 February 2019 09:13