Martes, 12 June 2018 09:56

Cinco minutos hablando con los novicios agustinos recoletos Destacado

Escrito por
Valorar este artículo
(0 votos)

Algunos de los novicios agustinos recoletos de Monteagudo comparten su experiencia. Distintas historias sobre cómo conocieron la Orden y cómo viven su etapa en el noviciado

En el noviciado de Monteagudo (Navarra, España), uno de los tres que tiene la Orden de Agustinos Recoletos en el mundo, hay actualmente 16 jóvenes que avanzan en su proceso vocacional. Pronto, si así lo desean, dará el primer sí a Cristo al realizar la profesión simple. Con historias distintas pero con un mismo objetivo, algunos de los novicios han compartido sus experiencias en el noviciado. Varios coinciden en la forma en que decidieron ser agustinos recoletos: a través de las Juventudes Agustino Recoletas (JAR). Es el caso de Esteban, César y Esteban Medina. Los tres pertenecieron a comunidades JAR en Argentina -el primero y el tercero- y en Venezuela. “La experiencia de la vida comunitaria me acercó a la Orden”, cuenta Esteban Medina.

Ante la pregunta de qué fue lo que más les gustó del carisma agustino recoleto, casi todos los novicios destacan la vida comunitaria. Para César, fue algo más: “A mi me enamoró de la Orden esa capacidad que tiene para hacer de todo una misión buena”. A Jesús le gustaron lo que denomina las tres “C”: caridad, ciencia y comunidad. Sobre esto mismo, Esteban recuerda una historia que le ocurrió en Argentina: “Una vez charlando con un compañero de Teología en la Universidad de Buenos Aires, me dijo ‘ustedes son religiosos verdaderamente humanos'”. Resume que fue eso lo que vio él mismo la primera vez que se acercó a los Agustinos Recoletos. André es brasileño. El carisma agustino recoletos le gustó por la “interioridad”. “Nos permite conocer a uno mismo y la comunidad de Jesucristo”, dice. Es lo que José Antonio resumen en “aprender a respetar, a compartir; un reto”.

¿Qué hacen los novicios en el noviciado? “Es una experiencia muy grande”, analiza Esteban, que destaca “la oración y vivir con los hermanos”. La experiencia del noviciado también destaca por la multiculturalidad. “Ves como tanto hermanos de otros países sienten lo mismo que yo”, dice César. La reflexión más completa puede ser la que realiza Esteban: “Continuar con el encuentro con uno mismo”. 

 
Leído 301 veces Modificado por última vez el Martes, 12 June 2018 10:03