Freddy Daza realizó el pasado domingo la profesión solemne de sus votos. Venezolano, dio su sí definitivo a Cristo reafirmando su deseo de seguirle. “Creo que Dios llama a cada uno en su propia realidad”, dice

El 10 de febrero de 2019 será recordado siempre por Freddy H. Daza. Fue en esta jornada, en el Convento Nuestra Señora del Buen Consejo de Monachil (Granada), cuando realizó la profesión solemne de sus votos como agustino recoleto. Rodeado de otros religiosos, jóvenes en formación y laicos de la Fraternidad Seglar, Freddy -venezolano- dijo sí a Cristo, reafirmándose en su deseo de seguirlo.

Como es habitual, se postró tumbado en el suelo con los brazos en cruz frente al altar antes de decir la fórmula de la profesión y firmar el acta. ¿Qué sintió en ese momento frente al altar? “He vivido este día con gran emoción”, dice. La celebración del domingo ha sido, según explica, “el final de un largo recorrido en el que, junto a los hermanos, he ido profundizando en el carisma agustino recoleto y he dado hoy el sí definitivo para entregarme a esta familia y en ella a la Iglesia”.

Freddy conoció la Orden de Agustinos Recoletos en un encuentro de pastoral juvenil. “Me hablaron del carisma, de todo lo que es ser agustino recoleto y esto me cautivó”, recuerda. Concretamente hubo algo del carisma que le llamó la atención: “Lo fundamental, que es la vida en comunidad”. A partir de ese momento decidió ingresar como agustino recoleto y comenzar el proceso vocacional. “Cada día más me afianzaba y me entrega mucho más a este carisma”.

 
 
 Este joven venezolano entiende que “ser agustino recoleto es más que un carisma; una vida”. Freddy resume la vocación agustino recoleta como “entregarse a una comunidad de hermanos al servicio de la misma comunidad y de la Iglesia”. Es así como un agustino recoleto “da gloria a Dios”. “Este carisma no solamente te completa o te llena a través del apoyo de los hermanos; con todo ello construyes la Iglesia y así juntos se edifica juntos el Reino de Dios”, responde.

Venezuela estuvo presente en la profesión solemne. Antes de concluir se rezó a la Virgen de Coromoto por la situación del país. El joven agustino recoleto tuvo muy presente en la celebración a familia y a su país. “Yo creo que Dios llama a cada una de las personas desde su contexto, desde su propia realidad; es ahí donde, sin importar su raza, su color, sus perspectivas de futuro hace este milagro y va, como dice San Agustín, convirtiéndolo”.

Fray Ángel Jahir Córdoba García, continua con su labor vocacional, en la parroquia Santa María Goretti, Guatemala. ¡Buenos frutos!

 

 

Filipinas ha celebrado la Expedición Vocacional OAR en todo el país, conociendo el carisma agustino recoleto de la mano del promotor vocacional Allan Jacinto. “Ha sido una misión compartida, lo es y lo será”

Siguiendo las directrices de la Iglesia, la Orden de Agustinos Recoletos está comprometida en la promoción cultura vocacional que no es otra cosa que “la llamada de Dios a formar parte de su Iglesia con los carismas y dones que el Espíritu Santo da”. Promover esta cultura es una misión compartida con todos los miembros de la Familia Agustino Recoleta en todas las áreas del apostolado.

“Ha sido una misión compartida, lo es y lo será”. Así es como el agustino recoleto Allan Jacinto describió la Expedición Vocacional que ha vivido la Orden en Filipinas. “Estamos agradecidos por la continua ayuda de las Augustinian Recollect Sisters que, a través de sus colegios, están haciendo campañas vocacionales al estilo agustino recoleto”, dijo Jacinto, recién nombrado promotor vocacional.

“Los miembros de la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta, de la asociación FORSOAR (antiguos seminaristas agustinos recoletos) y algunos grupos de laicos de nuestras parroquias también nos están ayudando no sólo en la búsqueda de vocaciones, sino también en el apoyo moral y financiero a nuestros seminaristas”, continuó diciendo. Tanto la Fraternidad Seglar de Filipinas como la FORSOAR (con gran representación y fuerza en Cebu) han integrado explícitamente en su Proyecto de Vida y Misión y en su programa de actividades, respectivamente, su propia forma de apoyar la pastoral vocacional de los Agustinos Recoletos.

Un equipo activo de promotores vocacional

La necesidad de un equipo activo de animadores vocacionales que se ha reunido para la elaboración de planes de acción y seguimiento, la inclusión de niños y jóvenes en las actividades, y la integración del carisma y la espiritualidad agustino recoleta en estos programas vocacionales constituyen las líneas de acción de la Expedición Vocacional.

Entre las estrategias a emplear se encuentran la convocatoria (utilizando principios de “marketing” y medios de comunicación), la logística y las actividades personalizadas/contextualizadas (Eucaristía, formación, Hora santa, rezo del rosario vocacional, encuentros comunitarios, etc.).

Pocas semanas después de su llegada de Panamá, Allan Jacinto fue destinado a la comunidad de la Curia provincial, siendo nombrado Jefe de la Sección de Pastoral Vocacional y Director Nacional de Vocaciones de la Provincia. Su primera tarea consistió en reunirse con el responsable anterior y comenzar a trabajar en las propuestas a partir de las pautas de la Provincia San Ezequiel Moreno y de la CBCP (Conferencia Episcopal Católica de Filipinas), así como en las nuevas directrices de la Curia general.

Después de su primera parada en el Colegio de Sta. Rosa de Intramuros, en Manila, dirigido por las Augustinian Recollect Sisters, se dirigió al noroeste, en Pangasinan, donde visitó tres colegios secundarios: Charles, en la ciudad de San Carlos, y el Colegio Católico Urbiztondo y el Colegio Nacional Urbiztondo en el municipio de Urbiztondo donde se encuentra la comunidad de Recoletos de Pangasinan.

A principios de octubre, fue al Colegio del Santo Nombre en Palanas, Masbate, que también es administrado por las Augustinian Recollect Sisters. Luego se dirigió a Cavite donde repitió su programa de campaña vocacional: en el Colegio de San Sebastián-Recoletos, en el Campus de Cañacao y en el Colegio San José.

Un receso en su serie de campañas se produjo cuando participó en la Asamblea Nacional de los Directores Nacionales de Vocaciones el 16 de noviembre de 2018 en la ciudad de Bacolod. Organizada por el CBCP, la asamblea tenía como objetivo actualizar a los directores vocacionales sobre algunos temas importantes a considerar, por ejemplo, la psicología de los milenios y algunas sugerencias sobre cómo manejar y evaluar a los candidatos provenientes de esta categoría.

Mientras estaba en Bacolod, aprovechó la oportunidad para reunir a los estudiantes de los grados 10º y 11º y 12º de la Escuela Secundaria de la Universidad de Negros Occidental-Recoletos. Allí observó que los estudiantes del 10º grado, que todavía estaban pensando en los dos años restantes para terminar su educación básica, estaban más bien indecisos sobre si entrar o no en el seminario.

A principios de enero de 2019, cruzó a Cebú donde conoció a los estudiantes del Colegio Sta. Mónica (Pinamungahan), Consoladora (Toledo), Inmaculado Corazón de María (Minglanilla) -todos ellos dirigidos por las Augustinian Recollect Sisters- y de la Universidad de San José-Recoletos, Campus de Balamban. Posteriormente, estuvo en Bohol visitando todas las escuelas de las Augustinian Recollect Sisters: Colegio de la Medalla Milagrosa en Jagna, Saint Mary Academy en Guindulman, y Blessed Trinity College en Talibón.

Con la Expedición aún en marcha, Allan Jacinto espera con optimismo que más candidatos potenciales llamen a nuestras puertas. “Pidamos al dueño de la mies”, dice.

 

El agustino recoleto Carlos María Domínguez detalló en la tercera catequesis de la JMJAR la identidad de un joven agustino recoleto. “Acuérdate cómo era tu vida antes de entrar en las JAR y después, y sobre todo si amas a Jesús más que antes”

“Ser joven agustino recoleto no es solamente llevar una camiseta”. La frase del agustino recoleto Carlos María Domínguez es el mejor contexto para entender la tercera catequesis que impartió a los jóvenes de la JMJAR. El Vicario de la Provincia Santo Tomás de Villanueva en España comentó a los jóvenes la identidad de un joven JAR, siguiendo las notas distintivas de las Juventudes Agustino Recoletas: orante, comunitaria, misionera, mariana y agustiniana.

Carlos María cuestionó a los jóvenes “¿ha cambiado algo en tu vida desde que entraste en las JAR? Acuérdate cómo era tu vida antes de entrar en las JAR y después, y sobre todo si amas a Jesús más que antes”. En este sentido, aseguró que se debe propiciar un encuentro real con Cristo. “¿Qué es un encuentro real con Cristo? Es algo que te cambia la vida. Una vez que te encuentras con Él, ya no necesitas conocer sobre Jesús sino conocerle a Él”, dijo. Ese encuentro con Cristo debe producirse en la vida de todo joven JAR: “Si alguna vez has hecho un retiro con las JAR y la vida no te ha cambiado, no has tenido un encuentro con Cristo”.

Si el joven tiene realmente un encuentro con el Señor, amará a Dios. En este punto, Carlos María, igual que al comienzo, hizo cantar a los jóvenes, quienes a coro entonaron la canción “hasta la locura”. Fue uno de los momentos más emocionantes de la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta en sus tres días.

En referencia a esa relación de amor, Carlos María Domínguez apuntó directamente a la oración. “¿Cómo vas a tener una relación de amor con Dios sin la oración? ¿Sin tener un rato de diálogo con aquel que amas?”, preguntó. La oración debe estar unida a la Palabra de Dios: “A un JAR no se le puede caer la Biblia de las manos. Es algo propio de nuestra identidad”.

El agustino recoleto definió las JAR como “un proceso de fe que me ayude a madurar como persona, que me ayude a descubrir cuál es el sueño de Dios para mí; es decir, mi proyecto de vida”.

Concluyó con un mensaje claro para todos los jóvenes de las JAR: “La Orden sueña con ustedes, jóvenes”. Debido a que la Orden piensa en los jóvenes, dejó abierta una puerta. “La Orden también está pensando que una vez dejes de ser joven, puedas seguir viviendo nuestro carisma”, dijo, en referencia a la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta y la posibilidad de que los jóvenes siguieran siendo agustinos recoletos abandonada la juventud.

Igual que la Orden de Agustinos Recoletos sueña con los jóvenes, Carlos María terminó invitándoles a soñar: “Les invito a que sigan soñando con unas JAR comunitaria, mariana, orante, eucaristía, evangelizadora, sin vergüenza a decir que nos hemos encontrado con Jesús siendo jóvenes”.

 
 
 

Del 12 al 25 de diciembre, Fray GUSTAVO ADOLFO SÁNCHEZ AGUIRRE, estará por el tiempo de navidad en las veredas de Yopal, realizando una experiencia vocacional con 9 jóvenes aspirantes a la OAR. ¡Buen trabajo, para una auténtica experiencia!

 

Fray Ángel Jahir Córdoba García, promotor vocacional, continua con su labor en pro de las vocaciones agustinianas, realizando convivencias, reuniones, entrevistas y encuentros vocacionales las cuales apoyan los Frailes de Guatemala. Dios permita que estos jóvenes llamados por el Buen Pastor, sepan responder con un auténtico “Sí” en bien de la Iglesia, Orden y Provincia. ¡Bienvenidos a la OAR!



El camino vocacional no es fácil: está lleno de dificultades y obstáculos que harán complejo el amor por Dios. Para ello es necesario una buen discernimiento vocacional. El agustino recoleto Héctor Manuel Calderón aporta luz sobre los elementos que cualquier joven debe tener en cuenta a la hora de analizar qué sentido quiere darle a su vida en el noveno número de Formación Permanente

Ver documento en PDF (ESP)

El noveno artículo del programa de Formación Permanente 2018 comienza con una idea clara: seguir a Dios es una continua lucha. Responder a la vocación supone ser, como dice San Pablo, “soldados de Cristo”, preparados para cualquier dificultad que haga tambalear sus ideales y los motivos que le llevaron a dejar su vida en manos de Dios. Para ello, es necesario un buen discernimiento vocacional, con buenas armas. Sobre esto trata el artículo de formación realizado por el agustino recoleto Héctor Manuel Calderón.

La vocación en Cristo es gratificante y reconfortante. Como comienza diciendo su autor, “una persona que se siente llamada entra en una experiencia de comunión con Jesús y se descubre amada, redimida, y responsable en la obra de salvación de Dios”. No obstante, camina inmerso en una “aventura espiritual que no es fácil ni inmediata”. Cualquier religioso deberá a lo largo de su vida “enfrentarse a sí mismo y a sentirse interpelado por la historia y la realidad, por sus propias inconsistencias y la lucha por responderle a Dios”.

Tomar la decisión de afrontar esta aventura se debe hacer tras una etapa de reflexión intensa. “Discernir la propia vocación no resulta fácil”, dice Héctor Manuel Calderón. Para ello, lo más necesario es volver al centro de la decisión vocacional. Es decir, mirar en el interior, en el corazón de cada uno. El centro de cada persona, dice el autor del documento de Formación permanente, es el corazón, como indicaba el lenguaje hebreo. “Es en el corazón donde el hombre toma las grandes decisiones de la vida; allí se le exigen cuentas de sus opciones trascendentales y la fidelidad a sus convicciones”.

Toda vocación, si es verdadera, nace en el corazón. “Cuando una persona desea totalmente a Dios y quiere pertenecerle, su corazón se va afianzando en el mismo amor y tenderá continuamente a él”. Y en esta línea, será Dios quien moldee ese corazón y lo haga suyo: “Cuando Dios llama, ensancha el corazón humano y le otorga una capacidad particular de amar generosa e indivisamente”.

El discernimiento, siguiendo a San Agustín, es “distinguir para amar”. Cada proceso vocacional se enfrentará a tres fenómenos: la crisis vocacional, el deseo de abandono y la inconsistencia de personalidad frente a los problemas. Para ello, es necesario utilizar las siete armas espirituales para el discernimiento vocacional: “Cíñete con el cinturón de la verdad, revístete con la coraza de la justicia, cálzate los pies con el evangelio de la paz, porta siempre el escudo de la fe, recibe el yelmo de la salvación, empuña la espada del espíritu que es la Palabra de Dios y ora con perseverancia”.

 

En Guatemala, se está trabajando constantemente en la realización de convivencias vocacionales, contando con la ayuda de los Frailes: Ángel Jahir Córdoba García, Juan Carlos Andújar Garcés y Raúl Adival Reinoso Jérez. Dios permita que estos jóvenes llamados por Él, sepan responder con un auténtico “Sí” en bien de la Iglesia, Orden y Provincia. ¡Bienvenidos a la OAR!

Fray Jaime Mouthon Cuesta, estuvo acompañando del 9 al13 de agosto, a las Hermanas de la Congregación de la caridad de Santa Ana residentes en Suba, quienes llegaron a Orocué para realizar promoción vocacional, en el resguardo indígena de Piñalito y en las parroquias de Orocué y Yopal. Se realizaron conferencias, diálogo con el Grupo Juvenil y trabajo en los respectivos Colegios y Parroquias.¡A Dios gracias se lograron grandes frutos!

 

El presidente del Secretariado de Vocaciones y Juventud, Juan Pablo Martínez, cree que la celebración de la Expedición Vocacional está suponiendo “un resurgimiento de las vocaciones” porque “está presentando nuestro carisma”. “No se trata de hace proselitismo sino de presentar la vocación como una respuesta al amor de Dios”

El paso mes de marzo en Costa Rica, decenas de personas de El Roble y Cristo Rey salieron con sus coches a la entrada de sus pueblos para recibir con entusiasmo los símbolos de la Expedición Vocacional que la Orden de Agustinos Recoletos pusieron en marcha a comienzos de 2018. Algo parecido ocurrió en los colegios de Río de Janeiro (Brasil). Decenas de alumnos escucharon con atención y entusiasmo la explicación sobre el carisma agustino recoleto que dieron los promotores vocacionales. Es la acogida que ha tenido la Expedición Vocacional en los lugares donde están presentes los Agustinos Recoletos. El objetivo que se marcó con la celebración de este año vocacional se está ejecutando. Así lo analiza el presidente del Secretariado General de Vocaciones y Juventud, el agustino recoleto Juan Pablo Martínez. “El objetivo, una apuesta por reavivar y presentar el carisma agustino recoleto, se está cumpliendo”, dice.

Y es que el objetivo era el de presentar la forma de vida de los Agustinos Recoletos, la manera en que siguen a Cristo. “No se trata de hacer proselitismo sino de presentar la vocación agustino recoleta como respuesta al amor de Dios”. Toda vocación cristiana supone una respuesta al amor de Dios. Por eso, Juan Pablo Martínez recalca que no ha sido algo exclusivo de la Orden de Agustinos Recoletos. “Amar a Cristo y seguirle, como dice el lema de la Expedición Vocacional, no es algo exclusivo de la Orden”, indica.

Los promotores vocacionales que han llevado a cabo la celebración de las actividades dentro de este marco se han centrado principalmente en mostrar que Dios hace una llamada universal que cada cristiano debe responder. En Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México y Panamá –donde ya ha concluido- la Expedición Vocacional ha tratado de orientar a los jóvenes la necesidad de construir un futuro. “’Si amas a Cristo, síguelo’ no es un eslogan; la gente debe hacerlo suyo como un proyecto de vida”.

En la mitad del año vocacional que la Orden está celebrando, el responsable de la Expedición Vocacional afirma que la celebración en estos países “ha supuesto un resurgimiento de las vocaciones”. “Se ha reavivado en muchos jóvenes la llama; muchos se han interesado en nuestro carisma y nuestra vida”, dice. El objetivo tras la Expedición Vocacional será “darle seguimiento”. “No son solo actividades; ahora hay que darle seguimiento a lo que se ha sembrado”. Es la labor que ahora que llevará a cabo el Secretariado de Vocaciones, aprovechando la motivación que ha supuesto para muchos conocer y adentrarse en la vida de los Agustinos Recoletos.

La celebración de la Expedición Vocacional está en sintonía con el año de los jóvenes que la Iglesia está dedicando durante estos meses, previo al sínodo de los obispos. “Es una invitación a pensar en los jóvenes y en las vocaciones”. Así es la Expedición Vocacional que ha mostrado el carisma agustino recoleto “como un don del Espíritu Santo a la Iglesia”. Por ello se han realizado multitud de actividades intercongregacionales como una vocación propia de la Iglesia. Hasta el 13 de noviembre, festividad de Todos los Santos de la Orden, la Expedición Vocacional continuará avanzando en Brasil, España, Estados Unidos, República Dominicana y Venezuela.

InicioAnterior1234SiguienteFinal
Página 1 de 4