Viernes, 22 March 2019 10:20

Agua: justicia y fe Destacado

Escrito por
Valorar este artículo
(0 votos)

Miles de personas no tienen acceso al agua y su mala utilización lleva a la sociedad a una grave crisis. En el Día Internacional del Agua, el agustino recoleto Jaazeal Jakosalem trata este asunto en el artículo

El agua es un elemento importante de la vida. Las comunidades no pueden sobrevivir sin agua. La situación actual nos impulsa a actuar para proteger uno de nuestros recursos vitales. El objetivo 6 de la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible nos dice que “todavía hay demasiadas personas que carecen de acceso a servicios de abastecimiento de agua e instalaciones de saneamiento gestionados de manera segura. La escasez, las inundaciones y la falta de una gestión adecuada de las aguas residuales también obstaculizan el desarrollo social y económico. Aumentar la eficiencia hídrica y mejorar la gestión del agua son fundamentales para equilibrar la demanda de diversos sectores y usuarios, que compiten entre sí y crecen cada vez más”.

Necesitamos ver las realidades que rodean la situación desde la perspectiva global y local. ¿Estamos preparados para afrontar esta crisis? “Sin agua limpia y de fácil acceso, las familias y las comunidades serán pobres”. La escasez del agua es uno de los impactos más severos del cambio climático; si no abordamos la crisis ambiental, seguiremos sufriendo la crisis.

El impacto de la crisis mundial del agua en la salud es preocupante. La Organización Mundial de la Salud estima que aproximadamente 2,2 millones de personas mueren cada año debido a la falta de agua o a la mala calidad. E incluso si esta crisis no se aborda de manera sostenible, será más perjudicial. Para 2030, la escasez de agua afectará a los medios de subsistencia de las comunidades agrícolas, y entre 24 y 700 millones de personas tendrán que abandonar sus casas y su modo de vida.

¿Por qué hace falta justicia con el agua?

Donde hay crisis de agua, siempre hay una injusticia. Estamos viendo una creciente comercialización del agua en todo el mundo. Compañías multinacionales como Pepsico (Aquafina), Coca-cola (Dasani) o Nestlé, entre otras, se están aprovechando de “desviar” nuestros manantiales hacia sus empresas con fines de lucro. Se espera que el mercado mundial de agua embotellada alcance los 279.65 mil millones de dólares en 2020; en volumen se espera que alcance los 465.12 mil millones de litros en 2020. Irónicamente, 884 millones de personas no tienen acceso a fuentes mejoradas de agua potable, mientras que 2.500 millones carecen de acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento. El desequilibrio total entre la situación social y el negocio del agua es alarmante, lo que exige una acción global. “El acceso al agua potable segura es un derecho humano básico y universal, ya que es esencial para la supervivencia humana y, como tal, es una condición para el ejercicio de otros derechos humanos. Nuestro mundo tiene una grave deuda social con los pobres que carecen de acceso al agua potable, porque se les niega el derecho a una vida acorde con su dignidad inalienable. Esta deuda puede pagarse en parte mediante un aumento de los fondos destinados a proporcionar agua potable y servicios sanitarios a los pobres”, dice el Papa Francisco en Laudato Si.

La Justicia en el acceso al agua es un llamado a la justicia social. Tres de cada 10 personas carecen de acceso a agua potable segura. La injusticia se manifiesta en los impactos que esto tiene en la vida de los pobres, que apenas pueden acceder y pagar más. Esto gira en torno a la cuestión de la propiedad y la privatización de las fuentes, con los gobiernos conspirando para obtener su parte de los beneficios.

Debido a la crisis, el precio se introduce como un enfoque de conservación y claramente la solución está centrada en el negocio, desde una perspectiva puramente económica, sin basarse en las realidades de las comunidades que no pueden permitirse el lujo. Este enfoque es una carga para los pobres y, sin embargo, asequible para las empresas con fines de lucro, por ejemplo, hoteles, restaurantes, granjas, fábricas e industrias. El precio contribuyó al aumento del número de comunidades y familias que carecen de acceso al agua potable. Con la crisis actual, ¿podemos lograr el acceso universal y equitativo al agua potable para todos para 2030, como nos piden las Naciones Unidas?

Ante el problema del agua, una respuesta de fe

El agua es un elemento importante en muchas religiones, constituyendo la creencia de que simboliza la vida misma del Creador. Las comunidades de fe han reconocido plenamente la creciente crisis del agua, su impacto en las personas y la necesidad de encontrar mejores soluciones para hacer frente a este problema.

Activamente críticos y participativos, revelaron una preocupación común sobre esta crisis. Para presentar una mejor comprensión de la crisis del agua en la fe islámica, el Dr. Husna Ahmad señaló: “Es por eso que todos debemos trabajar para que el agua sea segura para beber, para conservarla y para usarla sabiamente. Las madres pueden estar a la vanguardia de esto, liderando el camino para preservar el agua como un recurso precioso y bendito central para nuestra fe y para la supervivencia de nuestro planeta”. La Iglesia Metodista Unida dijo audazmente en su Libro de Resoluciones: “Cuando la disponibilidad de agua y las prácticas de saneamiento se ven comprometidas, la seguridad de la comunidad se ve amenazada”. Afirmando, pues, que “el agua es parte integrante de la expresión radical del amor de Dios a toda la humanidad. El agua no puede ser monopolizada o privatizada; debe ser compartida como el aire, la luz y la tierra. “Es la provisión elemental de Dios para la supervivencia de todos los hijos de Dios en este planeta”, dice la Iglesia Metodista. El Papa Francisco, consecuente con la dirección que marcó en Laudato Si, dedicó la Jornada Mundial de Oración por la Creación 2018 al agua. En su mensaje dijo: “Jesús, en el curso de su misión, prometió un agua capaz de saciar la sed humana para siempre (cf. Jn 4,14). Profetiza: ‘Si alguno tiene sed, venga a mí y beba’ (Jn 7,37). Beber de Jesús significa encontrarle personalmente como Señor, sacando de sus palabras el sentido de la vida. Que las palabras que pronunció desde la cruz – ‘Tengo sed’ (Jn 19,28) – resuenen constantemente en nuestros corazones. El Señor sigue pidiendo que se sacie su sed; tiene sed de amor. Nos pide que le demos de beber en todos los que tienen sed en nuestros días, y que les digamos: ‘Tuve sed y me disteis de beber’ (Mt 25,35). Dar de beber, en la aldea global, no sólo implica gestos personales de caridad, sino también opciones concretas y un compromiso constante para asegurar a todos el bien primario del agua”.

Pastores, religiosos y religiosas, e incluso valientes miembros de la Iglesia están a la vanguardia de las protestas por la justicia del agua en todo el mundo. El llamado a la justicia se basa en la cuestión del acceso común al agua limpia, la no privatización, la no comercialización y la conexión con la justicia climática.

Las comunidades de fe examinaron la crisis desde el marco de ver-juzgar-actuar, animando a todos a ser parte de la solución desde la conservación personal del agua hasta la responsabilidad social. La reflexión consistente de la fe y la vida permite a cada creyente apreciar la misión que tiene en el cuidado de la tierra. San Juan Pablo II dijo que “en Cristo el hombre relee su llamado original a someter a la Tierra, que es la continuación de la obra de la creación de Dios en lugar de la explotación desenfrenada de la creación…”.

Soluciones de sinergia

Celebramos el Día Mundial del Agua 2019 con realidades preocupantes. Los problemas relacionados con el agua están ocurriendo en todo el mundo, no solo en el tercer mundo. Desde la extracción excesiva hasta los períodos de sequía, que afectan a las vidas humanas y a los medios de subsistencia. “Agua para todos en 2030. Por definición, esto significa no dejar a nadie atrás. Pero hoy en día, miles de millones de personas siguen viviendo sin agua potable: sus hogares, escuelas, lugares de trabajo, granjas y fábricas luchan por sobrevivir y prosperar”.

¿Qué podemos hacer? Establecer un mecanismo de regulación (instalaciones de reutilización, agua para todas las comunidades, integración de los proyectos de desarrollo hídrico, depósitos de lluvia, etc.); mejorar la información para facilitar la conservación del agua e imponer restricciones (identificar los sectores con extracciones de agua pesada, por ejemplo hoteles, resorts, restaurantes, productores o estaciones de agua embotellada, granjas agrícolas, fábricas, etc.); y realizar el trabajo de recogida de agua de forma más sostenible (Enfoque basado en la investigación para el marco de datos de la extracción, el consumo y la distribución, el establecimiento de organismos reguladores para el seguimiento de las extracciones, la mejora de la tecnología y la transferencia sobre la reutilización, la descomercialización).

La gente se opone a que las empresas multinacionales desvíen la capa freática de sus zonas, defienden sus tierras para la construcción de presas en nombre del desarrollo y arriesgan sus vidas no sólo por el agua, sino también por la biodiversidad y el futuro sostenible. Todo ello, frente a la falta de visión sistémica de nuestros gobiernos. Todo por agua.

Jaazeal Jakosalem OAR

#UnaPalabraAmiga

Leído 142 veces Modificado por última vez el Viernes, 22 March 2019 10:35