Parroquias y Misiones

Parroquias y Misiones (153)

Viernes, 16 August 2019 12:48

MILAR EN FORMACIÓN

Escrito por

El sábado 24 de AGOSTO los «Misioneros Laicos Agustino Recoletos», MILAR, seguiran haciendo su itinerario de FORMACIÓN ahora en la Parroquia Inmaculada Concepción de SUBA, coordinado por Fray Juan de Dios Tibocha Restepo y con la ayuda de Luis Alejandro Sepúlveda Sotaquira. ¡Animo, siempre adelante, poniendo los trabajos en las manos de Dios!

 

El agustino recoleto Antonio Carrón centra su atención en los próximos eventos que tendrán lugar en la Iglesia y la Orden, relacionados con la acción social.

Durante los próximos meses vamos a vivir diversos acontecimientos que nos permitirán mirar y analizar nuestro mundo para seguir caminando hacia un mundo mejor. Octubre será un mes completo, por un lado con la Asamblea especial del Sínodo de los obispos para la región Panamazónica, y por otro lado con la convocatoria del Papa Francisco para el Mes Misionero Extraordinario. Uniéndonos a estos dos grandes acontecimientos eclesiales, los Agustinos Recoletos también haremos nuestra aportación con el objetivo que guiará la vida y misión de la Orden durante el año 2020: “Somos profetas del Reino: pobres, proyectos sociales y periferias”.

Yendo por partes, el Sínodo de obispos nació en el contexto del Concilio Vaticano II (San Pablo VI lo instituyó el 15 de septiembre de 1965) como una asamblea internacional de obispos que se reúne cada vez que el Papa los convoca, y que representa al episcopado mundial. Cada sínodo se centra en una temática muy concreta, como fue el caso del celebrado en 2018 sobre los jóvenes. La palabra “sínodo” significa “caminar juntos”, y eso es, precisamente, lo que se hace en estas asambleas: analizar, reflexionar y caminar juntos como Iglesia para afrontar nuevos retos y discernir nuevas propuestas para la Iglesia y el mundo de hoy. A los sínodos también asisten laicos y religiosos para enriquecer la perspectiva del diálogo.

En el próximo mes de octubre esta asamblea mirará a la Amazonía, bajo el lema “nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. En la convocatoria el Papa Francisco insistía en la necesidad de “encontrar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, sobre todo de los indígenas, muchas veces olvidados y sin una perspectiva de un futuro sereno, también por la causa de la crisis de la foresta amazónica, pulmón de fundamental importancia para nuestro planeta”. El Sínodo Amazónico es un gran proyecto eclesial, cívico y ecológico que mira a superar los confines y redefinir las líneas pastorales, adecuándolas a los tiempos contemporáneos.

El segundo gran acontecimiento para el mes de octubre de 2019 será el Mes Misionero Extraordinario, cuyo lema es “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. Despertar la conciencia de la missio ad gentesy retomar con un nuevo impulso la responsabilidad del anuncio del Evangelio son dos rasgos que guiarán esta celebración hacia la vitalidad misionera expresada por el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium: “La salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia” (EG 15).

Y la contribución de los Agustinos Recoletos a esta reflexión sinodal y al impulso sobre la misión, la justicia, la solidaridad y el cuidado de la creación vendrá motivada, en primer término, por la significativa presencia de la Orden en la Amazonía, con numerosas comunidades y obispos agustinos recoletos, que permitirá enriquecer y contribuir al diálogo sinodal. Por otro lado, de manera especial, por celebración de la Jornada de Corazón Solidario, iniciativa de ARCORES Internacional que en 2020 tendrá como lema “Respondiendo a la llamada de la ecología integral”. Se podrá seguir su desarrollo en https://www.arcores.org A ello se sumarán multitud de actividades en centros educativos, parroquias y proyectos sociales, que pondrán rostro y concreción local a este objetivo anual de la Orden de convertirnos en profetas del Reino, priorizando nuestra labor a favor de los más pobres, los proyectos sociales y las periferias.

Sin duda, los próximos meses constituyen una gran oportunidad para renovar nuestro compromiso con nuestro mundo. Lo hemos repetido más veces, pero es algo que sigue teniendo sentido: otro mundo es posible; es algo que, también, depende de ti.

Antonio Carrón de la Torre OAR

#UnaPalabraAmiga

 

La Parroquia San José de Queluz se encuentra en Belém do Pará, en plena Amazonia brasileña. Los ‘marajoaras’ desarrollan su vida cristiana en este templo de los Agustinos Recoletos que guarda especial devoción a San José y Santa Rita.

La ciudad de Belém está ubicada al norte de Brasil, cerca de la desembocadura del Río Pará y del Río Amazonas, al norte del archipiélago de Marajó, cuya isla principal separa estos dos grandes ríos. La Isla de Marajó viene a ser la mayor isla fluvial-marítima del mundo.

Belém de Pará, como es más conocida, es una ciudad con más de dos millones de habitantes. Llamada la “Metrópoli de la Amazonia”, también es conocida como la “Ciudad de los mangos», pues este árbol está muy presente por toda la ciudad. Su clima es ecuatorial y húmedo pues está un poco por debajo de la línea del Ecuador. Es un clima lluvioso la mayor parte del año. Llueve todos los días y el período de los primeros meses del año es llamado «invierno amazónico», por llover tanto.

La ciudad fue fundada por los portugueses el día 12 de enero de 1616. La colonización dejó huella en la arquitectura y en la cultura de nuestra gente, que llevaba impresa la huella de la cultura indígena local. En la religiosidad, el pueblo de Belén es muy mariano, celebrando el segundo domingo de octubre su gran fiesta: el llamado «Cirio de Nazaret». La Archidiócesis de Belém es una de las más antiguas de Brasil y este año de 2019 tiene lugar la celebración jubilar de los 300 años de fundación.

Los frailes agustinos llegaron a la región a principios del siglo XIX. Antes de convertirse en responsables de la parroquia San José de Queluz estaban a cargo de la parroquia San Juan Bautista, en la parte más histórica de la ciudad. Desde 1959 los frailes agustinos recoletos son los responsables de la administración de la parroquia San José de Queluz, que antes estuvo bajo la responsabilidad de los frailes capuchinos y después de los sacerdotes diocesanos.

La parroquia tiene muchos desafíos en un barrio muy poblado y con mezcla de clases sociales. Además de la sede parroquial, con un templo para 1200 personas, cuenta con cinco Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) y una capellanía dominical de la congregación de las Hermanas de la Preciosísima Sangre de Jesús.

El barrio antes se llamaba Queluz pero ahora se llama Canudos. Tiene una población de casi 20 mil habitantes, y un  68% de la población tiene una edad comprendida entre los 15 y los 64 años. El pueblo ayudó a construir el actual templo en las décadas de los 50 y 60. Fue una obra descomunal para la época. Pastoralmente es una parroquia llena de vida con más de cuarenta grupos pastorales y movimientos. El sábado y el domingo suelen celebrarse entre nueve y diez misas.

Los frailes introdujeron las devociones agustinianas, siendo la más popular y concurrida la novena de Santa Rita de Casia todos los jueves. También se celebra la novena en honor a San José, y otras devociones destacadas como la de Nuestra Señora de la Consolación y Correa, San Ezequiel Moreno, San Agustín y la Asociación de madres cristianas santa Mónica.

El barrio últimamente se vio rodeado de sectas evangélicas neopentecostales que ofrecen «milagros» y soluciones rápidas, y que constituyen un gran desafío para la evangelización hoy en día. El mundo moderno ofrece muchas dificultades, pero al mismo tiempo provoca a los religiosos y fieles a permanecer firmes en la fe. Trabajar con los jóvenes y contagiar la fe a la nueva población del Barrio es un gran objetivo a alcanzar.

Actualmente la comunidad religiosa, tras la reestructuración de la Orden, está constituida por seis religiosos: cuatro frailes sacerdotes y dos frailes de votos solemnes. Unidos a la parroquia están el Centro Social San Agustín, que atiende a los que más lo necesitan, y el Seminario Santo Tomás de Villanueva, que recibe a los aspirantes. La casa religiosa también es casa de apoyo y acogida de los frailes agustinos recoletos que trabajan en la Prelatura de Marajó.

La parroquia sigue pujante y abierta a esta nueva evangelización con la impronta de nuestro carisma agustino recoleto.

Luís Carlos Albim OAR
Párroco San José de Queluz

Artículo publicado en el Anuario OAR 2018

 

Las hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, dentro del programa de ayuda “Unidos con Venezuela” están realizando una labor de apoyo significativo a miles de venezolanos.

En medio de una crisis social, económica y política que vive Venezuela, las hermanas Agustinas siguen respondiendo a los desafíos que la sociedad y la Iglesia actual nos presentan. A diario, abren las puertas de su casa generalicia ubicada en Los Teques, Estado Miranda, para ver el rostro de Cristo sufriente.

Un Cristo que padece hambre, penurias, desnudez, enfermedad… hoy son más de 1.080 personas: madres con sus hijos en brazos, abuelitos, enfermos, discapacitados, indigentes, niños de la calle y niños especiales que sufren abandono y maltrato, quienes a diario se acercan a esta obra de misericordia pidiendo no sólo un plato de comida, ropa, juguetes o medicinas, sino acogida, comprensión y escucha amorosa.

ARCORES Venezuela impulsa una noble causa junto a las hermanas de la congregación, quienes atienden el comedor “Fogón de la Divina Providencia”, allí ofrecen diariamente 1.080 platos de comidas de forma gratuita a las personas más necesitadas, lo que traduce a 32.400 platos de comida al mes.

Anteriormente las hermanas comenzaron dando comidas a alrededor de treinta ancianos indigentes que cada mañana acudían a las puertas de su casa.

La difícil situación del país incrementó poco a poco el número de personas pidiendo ayuda, así como la frecuencia. Con ayuda de nuestra Red Solidaria no se ha dejado de atender esta llamada, principalmente cuando se ha visto crecer la incidencia de enfermedades, la desnutrición y la pobreza extrema.

Actualmente este comedor ofrece una comida diaria, de lunes a domingo. Además, a los niños se les da un refuerzo alimentario para tratar de revertir su estado de desnutrición.

El servicio de comedor permite ayudar a estas personas en otras necesidades. Se trata de conocerlos, de ver de dónde vienen, por qué están en ese estado; también de escucharlos, hacerles ver que no están solos, construir comunidad alrededor de vidas en muchos casos solitarias y abandonadas.

Son muchas familias quienes agradecen a las hermanas y al aporte de ARCORES por la oportunidad que les brindan, aseguran que les han cambiado la vida ante las dificultades y necesidades de alimentación y salud por las que habían pasado antes.

Quienes acuden no sólo agradecen la comida, sino la calidez. “Tengo un año viniendo y ya cuento con un grupo de amigos que se ha convertido en mi familia porque mis hijos se fueron del país y se olvidaron de mí”, relató Clementino Monteverde, de 80 años de edad.

La Madre Marelis Parada, Superiora General de Las Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, agradeció a cada uno de los benefactores que hacen posible esta hermosa labor “a todas las personas que ya nos ayudan, les invito a que sigan creyendo, cada quien pone lo que tiene y lo que tiene es un cien por ciento, y así vamos viendo como esta obra se puede sostener y mantener”.

“Moviendo corazones, transformando vidas, es el lema de nuestra Red Solidaria, y eso es lo que se da aquí. Hemos transformando vidas porque hay corazones que están constantemente en movimiento”, expresó la Madre Marelis Parada.

Amor, protección y educación para los más pequeños

La crisis humanitaria que afecta al país muestra otra cara, la de los niños abandonados por sus padres que no tienen los suficientes medios para sostenerlos, situación que se ha agudizado ante la escasez de alimentos y medicamentos.

Al umbral de este comedor, han abandonado a niños (huérfanos, desprotegidos, maltratados o en situación de riesgo) a los que las hermanas también ayudan. Allí, mediante la casa de abrigo “Instituto corazón de Jesús” prestan un servicio de protección y educación permanente para menores con pocos recursos, donde se ven beneficiados más de 20 niños en estado de desnutrición, abandono y violencia.

Dentro del grupo de estos infantes, Esteban es el más pequeños que reside en la casa, llegó a la comunidad de Los Teques cuando tenía tres meses y pesaba solo 2,8 kilos. Ahora crece sano como uno más entre las religiosas, que le dan cada día su cariño.

Como Esteban, muchos niños son abandonados en Venezuela porque sus padres no pueden hacerse cargo de ellos, de su crecimiento, de su alimentación y de su educación. Siete meses después, Esteban crece ahora feliz y sano. Volvió a nacer, esta vez en una comunidad de religiosas. Las Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús le han cubierto sus carencias, principalmente la alimenticia. Para ellas, criar a un bebé ha supuesto todo un desafío. Habían cuidado niños pequeñas, pero jamás un bebé de tres meses. Poco a poco, han ido aprendiendo.

Los niños que residen en la casa de abrigo reciben una alimentación adecuada, cuentan con espacios y actividades para su recreación y el cuidado que merecen, de la mano de sus “ángeles”, hermanas entregadas a la labor del cuidado de cada uno de ellos.

Llevando “semillas de esperanza” a las cárceles

Las hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús han sido signo de la presencia de Dios en situaciones de extrema pobreza y realidades adversas, como en las cárceles, donde acompañan integralmente y sin discriminación a las personas que solicitan comprensión, en donde ven el rostro de Cristo sufriente.

Ellas visitan a diario llevando alimentos y esperanza a más de 40 privados de libertad en la entidad, en total 1.200 almuerzos son repartidos mensualmente.

La cárcel es lugar de castigo y de sufrimiento y tiene mucha necesidad de atención y de humanidad, las hermanas con su apostolado tratan de curar las heridas de quienes por los errores cometidos se encuentran privados de su libertad personal.

El comedor “Fogón de la Divina Providencia” es uno de los 32 proyectos del programa Unidos con Venezuela de la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta en Venezuela. Esta iniciativa lleva dos años en funcionamiento y abarca la mayor parte del país. Se centra en tres áreas: asistencia alimentaria, atención básica de la salud y educación.

Por: ARCORES

Martes, 30 July 2019 14:33

¡PERÚ OAR!

Escrito por

El domingo, 21 de julio, en la catedral, Monseñor Fray FORTUNATO PABLO URCEY asumió como Administrador Apostólico de la Diócesis de Cajamarca. La ceremonia fue concelebrada por nuestros obispos José Carmelo y Emiliano Cisneros, Frailes agustinos recoletos, sacerdotes diocesanos de Chota y de Cajamarca, así como de amigos y fieles. El secretario del Nuncio Apostólico, Mons. Gregorio, leyó carta del Papa Francisco.

 

Viernes, 26 July 2019 15:23

FIESTA AGUSTINIANA

Escrito por

Las Hermanas Agustinas Recoletas de los Enfermos, ARE, y la Fundación, invitan a todos a celebrar la Eucaristía en la fiesta de San Ezequiel Moreno, intercesor de los que sufren de cáncer.

Fecha: Lunes 19 de agosto de 2019

Hora: 10 a.m.

Dirección: Cra. 22 # 63 A 52 «Fundación S. Ezequiel»

Teléfono: 745 70 50

FUNDACION SAN EZEQUIEL- oar.jpg

El pequeño llegó a la comunidad de Los Teques (Venezuela) cuando tenía tres meses y pesaba solo 2,8 kilos. Ahora crece sano como uno más entre las religiosas, que le dan cada día su cariño. “La gente dice ‘¿cómo es posible que, siendo monjitas, también tengan que criar un niño?’. Para nosotras es vida”.

Era 17 de diciembre de 2018, apenas siete días antes de la Navidad. En Los Teques (Venezuela), las religiosas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús atendían a las miles de personas que acuden diariamente a su casa general cuando recibieron el mejor de los regalos navideños: una vida. Se llamaba Esteban, tenía tres meses y pesaba solamente 2,8 kilos. Estaba desnutrido. Se le marcaban todos los huesos de su cuerpo en su piel de bebé. La comunidad de religiosas lo acogió y lo salvó. “Dijimos que era nuestro pequeño niño Jesús”.

Fue la hermana Luisana Cruz quien se hizo cargo de la criatura, cuya vida estaba en riesgo. “Realmente fue un volver a la vida -relata-, porque la doctora nos dijo que una semana más y este niño tal vez no seguiría viviendo”. Recuerda que, durante los primeros días, tenía que dormir sentada con Esteban recto entre sus brazos, ya que, debido a la desnutrición, tenía problemas graves de reflujo que le podían provocar la muerte solo con emitir gases.

Siete meses después, Esteban crece ahora feliz y sano. Volvió a nacer, esta vez en una comunidad de religiosas. Las Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús le han cubierto sus carencias, principalmente la alimenticia. Para ellas, criar a un bebé ha supuesto todo un desafío. “Habíamos cuidado niñas pequeñas, pero jamás un bebé de tres meses”. Poco a poco, han ido aprendiendo. Ya saben interpretar si tiene hambre o sueño cuando llora. 

 

Aunque la carencia más importante que Esteban tenía y que las Agustinas Recoletas han suplido es el amor. “Estos niños vienen sin vida, sin aliento de vida”, dice la hermana Luisana, quien acaricia y juega con el bebé. Como Esteban, muchos niños son abandonados en Venezuela porque sus padres no pueden hacerse cargo de ellos, de su crecimiento, de su alimentación y de su educación. Allí llegan con la mirada perdida y sin ganas de vivir. “Sabemos que su mirada está vacía de amor; y en todo nuestro día le estamos dando el amor del Señor, que es muy grande”, afirma.

Además de religiosa, Luisana es madre de Esteban. “La gente dice ‘¿cómo es posible que, siendo monjitas, también tengan que criar un niño?’. Para nosotras es donación, es vida”. Aunque ella admite que sus padres son irremplazables: “Sabemos que nunca vamos a ocupar su lugar”.

El pequeño ha revolucionado a la comunidad, que continúa diariamente con sus proyectos de educación y alimentación que benefician a miles de personas, como parte del programa ‘Unidos con Venezuela’ de la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES. Muchas de esas personas son niños, que acuden a la casa de Los Teques o que se encuentran en los hospitales. A través del programa ‘Hola vida’, las hermanas proporcionan alimentación a pequeños con desnutrición porque sus madres no pueden adquirir la fórmula láctea.

Luisana se emociona cuando habla sobre esto mientras mantiene al pequeño sobre sus brazos. “Es duro”, dice. “Es duro porque los niños están empezando la vida”. Afirma que es lastimoso que los ancianos sufran desnutrición, aunque han vivido una vida “fecunda”. “Pero, ¿por qué los niños, si están empezando? Ellos merecen tener un futuro; ellos merecen tener una historia más bonita”. Una historia como la de Esteban.

 

Martes, 23 July 2019 14:26

1969 – 2019

Escrito por

El 20 de julio se conmemoran 50 años de profesión religiosa de Fray Lucilo Echazarreta Sarabia, quien ejerce su ministerio sacerdotal en Lima, Perú es Agustino Recoleto de la provincia Santo Tomás de Villanueva, quien acaba de compartir con nuestra provincia los ejercicios espirituales agustinianos, en el convento del Desierto de la Candelaria, Colombia, oramos por él en este acontecimiento de su vida consagrada ¡En hora buena!.

1969 – 2019.jpeg

 

Martes, 23 July 2019 12:56

¡20 AÑOS!

Escrito por

El pasado 18 de julio a las 6:30 pm la comunidad parroquial de San Ezequiel Moreno en PASTO, celebró la Eucaristía de acción de gracias, presidida por su obispo monseñor Julio Enrique Prado Bolaños y concelebrada por el Prior Provincial, Fray Albeiro Arenas Molina, varios Frailes, ex párrocos y ex vicarios y además sacerdotes del clero diocesano, por los 20 AÑOS de presencia agustino recoleta, evangelizando a esta porción del pueblo de Dios, en las tierras donde san Ezequiel Moreno también evangelizara.

 ¡20 AÑOS! 3.jpeg

¡20 AÑOS!3.jpeg

Martes, 23 July 2019 10:42

DAVID, PANAMÁ

Escrito por

El pasado 13 de julio, celebramos las Bodas de Oro Sacerdotales de Monseñor Fray José Luis Lacunza Maestrojuan y Fray Jesús Javier Zoco Salvador, dicha ceremonia tuvo lugar en David, Panamá. En agosto se tendrá en Colombia otra conmemoración para festejar a los homenajeados y en septiembre se hará en España, Pamplona, Sos del Rey Católico y Parroquia La Paz.

DAVID, PANAMÁ2.jpeg

 

Página 1 de 11