Han culminado las distintas actividades de formación, realizadas por los Postulantes y Profesos que se encuentran en las casas de formación en Colombia. Les deseamos que estos trabajos en el caminar de su formación OAR, redunden en beneficio personal, de la Iglesia, la Orden y la Provincia. Ahora se disponen a iniciar en la universidad Agustiniana, sus correspondientes semestres en el estudio de la santa Teología.

 

El jueves 8 de agosto el programa profesional de Teología, realizó la conferencia Doctrina Social de la Iglesia y Desarrollo Humano, a cargo de monseñor BRUNO-MARIE DUFFÉ, secretario del Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral del Vaticano, en el lobby del auditorio Fray Andrés de San Nicolás de la Universitaria Agustiniana.

 

Desde hace varias décadas, las Misioneras Agustinas Recoletas realizan una labor educativa y sanitaria con las personas que viven debajo de las vías del tren en Ciudad de México.

Hace veintidós años, las Misioneras Agustinas Recoletas llegamos a México, a la ciudad de Querétaro, a la parroquia del Divino Redentor, de la que están a cargo, hasta la fecha, nuestros hermanos Agustinos Recoletos. Allí se iniciaba esta historia, en una pequeña casa que dedicaba su trabajo a la pastoral juvenil y vocacional, así como a la formación de jóvenes que sentían la llamada de Jesús a vivir la vida misionera agustina recoleta. Después de seis años, se vio conveniente fundar otra casa, pues la de Querétaro se estaba quedando pequeña. Así las hermanas que fundaron la primera comunidad, junto con la hermana provincial de turno, solicitaron al cardenal Norberto Rivera su permiso para una posible fundación en Distrito Federal (hoy Ciudad de México), con la finalidad de tener otra casa para la atención a jóvenes formandas a la vida religiosa.

Pero la formación no es cosa aislada, sino  encarnación de todo cuanto vives y el lugar donde  moras; por eso, desde el inicio de la fundación de la casa en la ciudad de México, además de la formación a la vida religiosa, la pastoral juvenil y vocacional. También se da el acompañamiento a familias de escasos recursos, y es aquí donde comienza nuestro compartir con nuestros lectores.

Las grandes ciudades ofrecen grandes oportunidades de trabajo, de producción y de crecimiento económico, pero también son parte de un gran desafío, a la vuelta de una calle, puede existir la pobreza,  marginación, hambre, lugares totalmente insalubres para vivir y la injusticia.  Cerca de nuestra comunidad, se localiza una zona de invasión, debajo del puente de Nonoalco, este lugar es más conocido como “Las Vías”, en donde viven muchas familias en casas improvisadas, en su mayoría, gente que se ha desplazado de sus pueblos (indígenas) para buscar mejores oportunidades de vida. Nuestra opción fue y sigue siendo el asistir, humana, social y espiritualmente a todos estos hermanos y hermanas en Cristo.

Desde 2008, las MAR con el proyecto misionero “Vías” acompañamos a estos hermanos con educación, alimentación, sanidad y asistencia social, así como con ayuda psicológica. Para esto, dos días a la semana, acuden a las vías las jóvenes que están en formación junto con la hermana formadora de esta etapa. Los martes se visita a las familias y se reza con ellas, mientras que todos los sábados se dan catequesis y ayuda académica. La visita a las familias nos acerca a su cotidianeidad, desde los niños que van al colegio, los abuelos que viven solos y están enfermos. También a aquellos que tienen problemas de desnutrición, así como los inconvenientes del alcoholismo y drogadicción, ya que en este lugar hay muchos jóvenes que no han tenido la oportunidad de estudiar o de encontrar un trabajo digno. Por lo tanto, muchos de ellos repiten patrones de conducta de sus padres.

La convivencia con ellos nos acerca  a la difícil situación que tiene que afrontar una madre soltera adolescente con tres hijos, que trabaja por las calles vendiendo chicles. Una abuela que sale día con día a la calle para buscar madera, botellas de plástico, vidrio, cartón y así poder venderlo y tener el sustento: niños que van al colegio con problemas de visión, que necesitan gafas por la desnutrición que padecen. La mayoría, tanto niños como adultos, tienen algún padecimiento en la piel, debido a la poca limpieza que tiene este lugar, la falta de agua potable y la ausencia de drenaje, entre otros servicios, hace que también tengan problemas intestinales muy constantes.

Pero no todo es negativo. Aquí en las “Vías”, podemos hablar del acompañamiento que han recibido por parte de las hermanas MAR y que, como todo proceso (lento muchas veces), algunas familias han pasado a tener consciencia de su dignidad de hijos de Dios que viven en una sociedad, e inmersos en ella, quieren vivir de otra manera, se esfuerzan para que sus hijos puedan recibir una educación y sean constantes en ella. El proyecto misionero “Vías”, enfocado sobre todo a la educación y sanidad, ofrece su ayuda en becas a estos chicos para que sigan estudiando. Ellos se comprometen a no dejar el colegio mientras se les apoya con algunos materiales que les piden para su educación. Otros han recibido una ayuda económica directa para la compra de materias primas para arreglar aparatos electrodomésticos, hasta que por sí solos ya han emprendido su propio trabajo.

La consciencia de cuidar su salud también ha contribuido a que algunos busquen alternativas para poder tener agua potable y drenaje. En otras personas, se piensa en planificación familiar y dejar de lado el aborto. El acompañamiento psicológico a algunos niños contribuye a su crecimiento personal y a detectar si necesitan otro tipo de tratamiento. En medio de ellos, las MAR somos testigos de cómo el encuentro con Cristo no reside solo en llevar ayuda monetaria, sino en compartir con ellos la Palabra que alienta, conforta, consuela y ante todo acompaña.

Tenemos que mencionar que el proyecto “Vías” recibe beneficios de personas de España, concretamente de la “Fiesta Solidaria” que se realiza en el Colegio Nuestra Señora de la Consolación, que se ubica en la ciudad de Granada y que pertenece a las MAR. En esta fiesta  que se lleva a cabo en el mes de mayo, participan todos los alumnos y sus familias, profesores, incluso personas de fuera que no pertenecen a la institución, pero que se hermanan en esta actividad para aportar su ayuda en este proyecto y en otros que tiene la congregación.

La ciudad sigue creciendo cada vez son más las personas que migran para encontrar aquí un trabajo que les ayude con sus familias. Sigue habiendo campos de misión que nos urgen a buscar y encontrar juntos caminos que dignifiquen a las personas. Las MAR  queremos ser palabras de aliento, oídos que escuchen y sean cercanía; queremos ser la propuesta que inquieta y mueve desde el Evangelio a que los más pequeños tengan las mismas oportunidades de crecer en un ambiente propicio, con educación y sanidad.

Seguimos yendo a las “Vías”, para intentar marcar vías que colaboren en los nuevos paradigmas de transformación social que incluyan a los más pobres, para seguir generando opciones, actividades y  propuestas frescas de servicio y ser ante todo testigos de Dios Trinidad, que nos llama a estar entre los excluidos.

Luisa Ortiz MAR

Artículo publicado en el Anuario OAR 2019

 

Carlos, Jury, Jeferson, Bernardo, Danilo y Juan Carlos realizarán en el mes de agosto la profesión simple de sus votos tras su etapa de noviciado. Así es su historia:

 
 

 

Previo al inicio del año de noviciado en Monteagudo, 11 jóvenes realizaron una convivencia en el Convento de Valentuñana.  El viernes 26 de julio visitaron La Foz de Lumbier.

 

El sábado 17 de agosto, a las 3 pm, en el Templo de la Candelaria, Bogotá, estos Frailes emitirán su profesión solemne; en ceremonia presidida por Fray Albeiro Arenas Molina, prior provincial. ¡TODOS INVITADOS!

Tarjeta Solemne - copia.jpg

 

El religioso agustino recoleto fue ordenado sacerdote en una multitudinaria celebración en la Ciudad de los Niños, el proyecto socioeducativo de los Agustinos Recoletos en Cartago (Costa Rica)

El agustino recoleto Jorge Luis Quirós Oviedo (Tejar del Guarco, Cartago, Costa Rica, 1988) es desde el pasado 21 de julio sacerdote. El religioso recibió  el presbiterado en una multitudinaria ceremonia presidida por el obispo agustino recoleto, Mons. Ángel San Casimiro, obispo emérito de Alajuela (Costa Rica).

La eucaristía tuvo lugar en el auditorio de la Ciudad de los Niños, el proyecto socioeducativo de los Agustinos Recoletos en Cartago, y contó con la presencia de decenas de personas que abarrotaron el espacio. Junto al nuevo sacerdote estuvo su familia y decenas de miembros de la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta, el Centro de Espiritualidad Agustino Recoleta de Costa Rica y las Juventudes Agustino Recoletas.

Concelebró la eucaristía el obispo de Cartago, Mario Enrique Quirós, así como 19 sacerdotes, quienes pusieron sus manos sobre el nuevo presbítero y le abrazaron como gesto de bienvenido al ministerio sacerdotal.

Mons. Ángel San Casimiro mostró su satisfacción por presidir este momento que, según dijo, es de plenitud por su significado: entregar el sacerdocio a un nuevo joven. El obispo agustino recoleto exaltó la forma de ser alegre, sencilla y predispuesta de Jorge, y agradeció a sus padres el gesto de entregarle a la Iglesia.

Como es habitual, antes de recibir los atributos sacerdotales, Jorge Quirós se comprometió públicamente ante la comunidad al servicio del pueblo de Dios; pidió, postrado ante el altar, la intercesión de los santos; recibió la imposición de manos del obispo y de los sacerdotes presentes; y fue ungido con los santos óleos. Posteriormente recibió de manos del obispo el Evangelio como símbolo de la proclamación de la Palabra, y la patena y el cáliz como símbolo de la Eucaristía.

Al término de la eucaristía, Jorge Quirós agradeció la presencia de todos los asistentes y recordó ante el auditorio las palabras que su padre le dijo cuando le anunció que quería entrar en el seminario: «Hijo, si escoges ese camino vas a servir y no a ser servido». Por ello, expresó su deseo de ser «instrumento de la Iglesia, otro Cristo no solo en el altar, sino llevándolo a las calles con misericordia, con una palabra amiga, compartiendo fe y esperanza al ejemplo del maestro interior». «Soy feliz -dijo- y mi felicidad es hacer la voluntad de Dios».

Jorge Luis Quirós Oviedo realizó la profesión solemne de sus votos como agustino recoleto el 27 de octubre de 2018 en Tapauá (Brasil). Poco después, el 2 de diciembre de 2018 en la misma ciudad recibió la ordenación del diaconado. Ahora, el nuevo sacerdote realizará su labor en la Casa de Formación San Agustín de la Ciudad de México. 

Jorge Quirós, nuevo sacerdote agustino recoleto2.jpg

Jorge Quirós, nuevo sacerdote agustino recoleto3.jpg

Fray GERMÁN ANDRÉS RODRÍGUEZ HERRERA, se encuentra por 1 mes en la curia provincial, Bogotá adelantando estudios de doctorado en Teología en el CEBITEPAL y la UPB. ¡Buen trabajo doctoral!

 

Diez agustinos recoletos participan desde hace varias semanas en el curso de preparación para la profesión solemne. Está siendo una experiencia de comunión con otros hermanos, de encuentro consigo mismos y con Dios.

El curso de preparación para la profesión solemne reúne en España desde el pasado 24 de junio a diez jóvenes agustinos recoletos de hasta seis nacionalidades. Es esta diversidad de procedencias lo que a muchos de sus participantes más les está ilusionando. Pedro, agustino recoleto brasileño, afirma que en el curso ha encontrado «hermanos de otros países y compartimos la alegría y la experiencia de ser agustinos recoletos en el país en el que cada uno está trabajando».

Como Pedro, cada religioso que se prepara para su sí definitivo a Cristo en el curso está viviendo intensamente estas semanas de formación. Cada una de ellas está dedicada a contenidos básicos de la fe y el carisma agustino recoleto. «Dedicamos una semana a la sabiduría de la interioridad; otra semana, a la sabiduría de la eclesialidad; y otra, a la sabiduría de la comunidad», explica Javier Monroy, presidente del Secretariado General de Espiritualidad y Formación, responsable de estas jornadas.

 

Hay incluso actividades que podríamos pensar que salen de lo formativo pero que también son fundamentales. Durante esta semana, todos -formadores y formandos- realizan el Camino de Santiago. «Es una especie de ejercicios espirituales, pero caminando», bromea Monroy, quien explica que el objetivo es «internalizar lo que nos dice San Agustín de ser peregrinos en la vida, que estamos en proceso y que seguimos caminando».

El proceso actual en el que se encuentran estos jóvenes religiosos se acaba, según Antonio Max. Para él, el curso previo a la profesión solemne es un momento especial porque «estamos cerrando un proceso y abriendo otro». En esta situación, es necesario reflexionar el proyecto de vida. Hugo, de Costa Rica, afirma que el curso de preparación de la profesión solemne «es un tiempo para pensar en mí, para pensar en lo que la Orden me pide y me ofrece, y qué le puede ofrecer yo a la Orden».

Estas semanas -previas a la profesión solemne de los votos- favorecen el encuentro personal con Cristo, además de desarrollar diferentes aspectos del carisma agustino recoleto. «El hecho de cuestionar la identidad y mi sentido de pertenencia a la Orden me hace, no solo querer hablar de ella, sino amarla cada día más», confiesa John Eduard, colombiano. Fernando, de Brasil, asegura que durante estas semanas «veo que Dios llama a dar razones verdaderas que salen del corazón, que no sean el simple gesto de ser agustino recoleto sino una llamada verdadera».

Diez agustinos recoletos se preparan durante seis semanas para su sí definitivo a Cristo como religiosos. Se trata del curso de preparación para la profesión solemne.

La profesión solemne de los votos pone fin a la etapa preparatoria del recorrido vocacional. Es el momento en el que los religiosos agustinos recoletos dicen sí de manera definitiva al llamado de Cristo. Así culmina un largo proceso que lleva años de esfuerzo, reflexión y formación. Cercanos al final de ese camino se encuentran los diez jóvenes que participan, desde el pasado 24 de junio, en el curso de preparación para la profesión solemne, organizado por el Secretariado General de Espiritualidad y Formación.

Durante seis semanas, los religiosos procedentes de Filipinas, Colombia, Costa Rica, Brasil, Nicaragua y México ahondan en su decisión de seguir a Cristo como agustinos recoletos, y reflexionan sobre la dimensión de esta decisión y lo que supone esto para sus vidas. En este tiempo irán recorriendo los diversos aspectos base del carisma agustino recoleto: la sabiduría de la interioridad, la sabiduría de la eclesialidad y la sabiduría de la comunidad; ser peregrinos volviendo una y mil veces al corazón para encontrarse con la verdad, donde habita el Maestro interior.

La conclusión de este curso será el proyecto personal de vida, apuntando al crecimiento en los puntos que fundamentan y construyen al religioso agustino recoleto.

Para la labor formativa y el acompañamiento de los jóvenes, el Prior general ha designado un equipo formado por los agustinos recoletos José Gabriel Rodríguez, Kenneth Onda y Javier Monroy. Son los encargados de realizar el camino junto a estos jóvenes, de acompañarlos en este momento formativo, previo a la entrega definitiva de su vida al Señor.

Los religiosos se formarán en los aspectos relativos a la vida religiosa agustino recoleta -contemplación, comunidad, apostolado, castidad, pobreza y obediencia-, así como en la comunicación en valores o la dimensión social de la Orden de Agustinos Recoletos. Además de formación, las seis semanas traerán consigo la experiencia de peregrinar a Lourdes o a Santiago. Realizando el Camino de Santiago podrán experimentar de modo concreto lo que San Agustín invita a vivir: somos peregrinos junto a Jesucristo peregrino, que se encarna para acompañar a todos los peregrinos del mundo.

La primera semana estuvo centrada en la sabiduría de la interioridad. El agustino recoleto Carlos González Castellanos, facilitador en esta temática, ayudó a entender el proceso humano y espiritual de entrar dentro de cada uno y trascender. Este es el camino contemplativo que es propio de un religioso: vivir desde el hombre interior, ruta propia del ser agustino recoleto, que identifica y forma con Cristo, y en el que peregrina con los demás hombres.

El agustino recoleto Kenneth Onda ha introducido la sabiduría de la eclesialidad en la segunda semana. Es la segunda gran columna del carisma agustino recoleto. Temas como el sentido de pertenencia, qué es la recolección, crecer en el amor a la Iglesia, y entender el sacerdocio como servicio con los temas que se ofrecen a los participantes como esenciales para crecer carismáticamente.

Antonio Max Oliveira, Fernando Ferreira, Pedro Santos da Silva, Hugo Badilla, Héctor de Jesús Molina, Jordan Tijerino, Cristito Rey Pulga Tepace, Virgilio Cruz Calalang Jr, Ingemar Darío Duran Barreto y John Eduard Olarte Murillo son los jóvenes agustinos recoletos que participan en estas jornadas. Todos ellos han sido aceptados por sus respectivos priores provinciales para emitir la profesión de los consejos evangélicos para toda la vida.
 

La preparación para el sí definitivo a Cristo 2.jpg

La preparación para el sí definitivo a Cristo 3.jpg

InicioAnterior12345678SiguienteFinal
Página 1 de 8