formacion-perma1Desde la profesión solemne o la ordenación sacerdotal, el religioso debe estar continuamente formándose espiritual, humana e intelectualmente para dar razón de su fe en un mundo de constantes cambios y alimentar continuamente su opción vocacional. Se trata de dar continuidad a la formación inicial y hacer de la preparación una disposición formal que permita afrontar los diversos retos que la misión y los tiempos van demandando.

Si el ejercicio de cualquier profesión exige como garantía de la propia competencia y eficacia, un itinerario formativo serio y orgánico en el que se amplíen los conocimiento y la capacidad de responder a los rápidos movimientos de la sociedad, la vida religiosa y su testimonio de Dios en el mundo, piden del consagrado una actualización, reflexión y profundización similar.

TEOLOGADO-ESTUDIAMOSLa vida consagrada es un don de Dios para la Iglesia; por ende, el llamado de cada uno de los religiosos a la Orden de Agustinos Recoletos es una acción que procede de la bondad divina, obsequio singular que se otorga no para ser guardado, sino para ser comunicado. Conscientes de ello los religiosos agustinos recoletos procuran profundizar en el carisma de la Orden, en la vida y sabiduría de la Iglesia y en las ciencias que conceden conocer las grandezas de Dios en el mundo, viviendo en la gratitud y el compromiso permanente.

formacion-en-el-aspirantadoLa formación permanente es una exigencia para los religiosos tras su profesión solemne y ordenación sacerdotal que les insta a conservar la grandeza y belleza del carisma recibido, según lo pide San Pablo a su discípulo Timoteo: “Reaviva el carisma que hay en ti”(2 Tim1,6), sirviendo de esta manera mejor a la comunidad religiosa, a la Iglesia y a la sociedad. Se trata de una formación permanente porque, porque es un proceso abierto, continuo que se extiende durante toda la vida, profundizando y acrecentando las capacidades, competencias y conocimientos adquiridos durante la formación inicial, es una acción integral que tiene en cuenta las dimensiones humana, espiritual, intelectual, pastoral y carismática del religioso.formacion-perma2

Esto se logra por medio de medios como los ejercicios espirituales, reuniones de actualización pastoral, estudios de profundización académica, lectura continua, reflexión de la propia vida y otros que conceden una inquietud constante y el deseo de darse plena y cualificadamente en nombre de Dios al mundo.  

 

banner nra sra calendaria
banner sn ezequiel moreno 4